Comprar cosas para tu hogar a partir de mostradores llamativos

El mercadeo visual es el conjunto de técnicas de exhibición que permiten hacer más atractivo un punto de venta lo que mejora notablemente la venta de cualquier tipo de producto o servicio. Algunas de las recomendaciones para hacer las exhibiciones más atractivas buscan incrementar la tasa de conversión de los visitantes en potenciales clientes, sin importar lo que se esté vendiendo.

En un centro comercial por ejemplo, muchas veces nos sentimos atraídos hacia un kiosco de camisetas, artefactos tecnológicos o perfume kiosk, los que por su diseño y marketing nos invitan a ver qué productos ofrecen, y en la mayoría de los casos adquiriendo alguno. Al hablar de cosas para hogar, se habla de una exhibición más grande y ambiciosa pero que de igual forma llame la atención de los consumidores.

Se debe considerar que todos los consumidores son diferentes, por lo que se debe adaptar la decoración y ambientación con las características de los consumidores, además debe ser coherente con las percepciones del espacio donde se encuentre. Expertos aseguran que se deben tomar en cuenta los cinco sentidos a la hora de crear una exhibición, ya que las decisiones de muchas personas están basadas en experiencias interpretadas.

La vista es el sentido más agudo y desarrollado, por lo que con un buen nivel de luminosidad puedes atraer o distraer, la intensidad y el color de la luz realzan detalles y acogen los productos. Para el oído se pretende que la música genere un ambiente general acogedor, estimulante y atractivo para el cliente, haciendo que permanezca dentro del espacio el mayor tiempo posible.

El olfato es el primer evocador de recuerdos, por lo que una vez definida la fragancia para nuestra marca, está deber ser la misma con tal de lograr un buen efecto recordatorio y relación. Muchas personas recuerdan el olor de determinada tienda aún cuando no hayan ido en cierto tiempo. El tacto es uno de los primeros impulsos que buscan confirmar una realidad, sobretodo en cosas para el hogar, donde se busca esa suavidad y resistencia de materiales.

Las degustaciones durante la jornada de trabajo puede ser el sello de diferenciación que conlleva a una mejor experiencia, que permita un fácil recordatorio de todos los servicios que se ofrecen. No se puede descuidar el diseño de la fachada del establecimiento, ya que está es la cara externa del establecimiento. Se debe diseñar desde el frente de la tienda hasta los detalles que podemos creer insignificantes pero le aportan ese toque único a nuestro negocio.

El frente de la tienda debe tener la intención de posicionar la misma desde el primer momento, ya que son las vitrinas las que fortalecen la imagen del negocio y son las que invitan a conocer más de lo que ofreces. Las vitrinas también logran un estímulo difícil de superar, por lo que se recomienda tener suficiente luz y un diseño atractivo que llame la atención. Estos son algunos de los factores que se deben tomar en cuenta a la hora de diseñar una exhibición o kiosco de venta, sin importar el producto o el servicio que se ofrece.

Deja un comentario