Cuidados en casa como si fuera un hospital

Cuando una persona sale del hospital después de una enfermedad o una operación, en algunos casos será necesario contar con servicios de cuidado en casa, que ayuden con la recuperación o el tratamiento para el bienestar de la persona. Todos estos servicios se han popularizado a nivel mundial, especialmente cuando se trata de los niños, ya que se ha estudiado que al estar en un ambiente familiar como lo es el hogar, se puede tener una recuperación más corta y efectiva. El Grupo Hospiten de Pedro Luis Cobiella Beauvais apoya esta teoría, explicando a algunos padres todo lo que implica tomar está decisión.

Pueden abarcar desde la atención médica hasta las tareas domésticas. Si estás pensando en recibir alguno de estos servicios en casa es necesario aclarar todas las dudas con médicos, enfermeras y demás personal, para asegurar que se adapta a las necesidades del paciente. Algunas personas estudian esta alternativa al salir de una cirugía importante, así como un cuidado a largo plazo por enfermedades crónicas.

Estos servicios se caracterizan principalmente por contar con personal capacitado en enfermería, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y demás que brindan el apoyo necesario en el hogar, para diferentes actividades necesarias desde la cocina, limpieza, atención al paciente, manejo de medicinas y equipos, etc. Se puede adquirir mediante una agencia de servicios especial o se puede contratar a un asistente de salud. Para que el contrato se realice sin problema será necesario asegurar que la agencia tiene autorización, exigida por algunos lugares, lo que puede garantizar la calidad de los servicios.

Los niños especialmente luego de estar internados en hospitales pueden necesitar apoyo en el hogar durante la recuperación. Muchos de los dispositivos o equipos médicos que se pueden tener en casa ayudan a mantener los niveles en orden, informar a los padres o personal médico sobre el progreso, los niveles de oxígeno, de nutrición, etc. Dependiendo del caso, es vital que los padres y otros miembros de la familia sepan el funcionamiento y manejo de los dispositivos, para asegurar en todo momento un cuidado detallado.

Las familias suelen contratar una red de apoyo al momento de transicionar del hospital al hogar, pudiendo contar con toda la ayuda necesaria por parte de profesionales de la salud. Los hospitales que permiten esta opción para sus pacientes, suelen primero tener una visita con un trabajador social, el cual ayuda a coordinar la logística de personal y equipos necesarios durante el tiempo de recuperación. También estas personas ayudan en la organización de los servicios de enfermería, así como de ayuda respiratoria, manteniendo un seguimiento con el paciente a nivel médico, siendo un apoyo emocional para la familia.

El proceso de adaptación por lo general comienza en el mismo hospital, donde los médicos y enfermeros explican los procesos realizados en las visitas de control, así como se puede aprender el funcionamiento de los equipos. Se ha podido comprobar que al tener un ambiente como el hogar en los niños durante la recuperación, se ve un progreso más rápido, beneficiando a todos los involucrados.

Deja un comentario