Economia: Viviendas sociales

En una sociedad que se encuentra en pleno avance, son diversas las situaciones que se pueden ver surgir de su entorno, la alimentación, educación, salubridad, situación política, y por sobre todo, la economía y su crecimiento. Pero en algunos países dicho crecimiento no ha resultado de forma equitativa por lo que se origina lo que se conoce como desigualdad social y económica convirtiéndose en una de los grandes dolores de cabeza y causa de las migraciones internas, desde las zonas rurales a las mas céntricas, trayendo consigo un déficit en cuanto a habitación, y no suele ser tan sencillo de manejar la concentración poblacional como se hace con un amarre de amor con fotos.

¿A quién afecta la sobrepoblación?

Las personas con menores posibilidades económicas son las que siempre resultan afectadas por los cambios subyacentes en la sociedad y esto es debido a que no tienen la posibilidad de acceder con facilidad a una vivienda digna y de calidad. En América Latina específicamente, se han realizado diversos planteamientos sobre políticas de vivienda en el transcurrir de su historia reciente a manera de poder solventar ese tipo de problemática.

¿De qué tratan los sistemas de vivienda pública?

Se trata de una forma de acceder al beneficio de una vivienda alquilada que es administrada por el gobierno, bien sea local o central. Estas viviendas provienen de organizaciones sin fines de lucro en conjunto con el gobierno, cuyo objetivo es tener una opción a una vivienda de bajo costo, donde éste se ve determinado bajo varias condiciones, terminologías y criterios de pobreza para su asignación.

Origen de las viviendas sociales

Todo lo que hace referencia a las viviendas de interés social tiene su origen en la demanda del sector social proveniente de ciudades industrializadas,  donde el proletariado era el que más la requería, y esto se dio a inicios del proceso de industrialización. En la actualidad, este concepto de vivienda social sigue manejándose bajo los mismos conceptos, de igual manera éstas construcciones siguen ofreciéndose a un menor costo que las del mercado por lo existe más facilidad para quien no dispone de amplios recursos económicos.

En algunos países como Perú, este tipo de inversión del gobierno es destinado al sector de la sociedad cuyos ingresos se establecen como medios, lo cual no permite que las que poseen menores ingresos puedan acceder a ellas convirtiendo en zonas marginales diversos sectores del núcleo urbano. La consecuencia directa de ello es que el problema de distribución poblacional se siguen incrementando pues la oferta no se hace extensiva a personas de bajos ingresos.

Si retomamos el concepto de vivienda social, donde se hace referencia a un espacio delimitado y separado, que posee paredes, techo y puertas, al que se tiene acceso independiente desde la calle o con accesos comunes de circulación, es cuando podemos entender exactamente de qué se trata este tipo de beneficios gracias a su amplio concepto, además de tener en claro que solo no se trata de la vivienda sino del entorno donde se ubica, este debe contar con elementos complementarios que hagan de la zona un lugar habitable y con ello una mejor calidad de vida.

Deja un comentario