Cómo hacer un estudio de yoga en casa

Muchas personas han agregado el yoga a su vida con el fin de mejorar la calidad de la misma, pero si no tienes tiempo de ir a un buen centro de yoga como el sabadel Impiram, no te preocupes ya que puedes tener tu propio estudio de yoga en casa. Disfrutar de esta práctica a tus horarios es bastante fácil, puedes hacer tu propio estudio, adecuado a tu gusto y estilo. En esta oportunidad te señalaremos algunas pautas importantes para que puedes idear tu espacio ideal para la práctica del yoga.

Para aquellos que prefieren hacer yoga utilizando videos, esta es una excelente opción; hacer un estudio en casa, es una de las mejores ideas que puedes tener. Es bastante sencillo si te organizas bien ya que debes prepararte de forma adecuada, idealizar bien que diseño que deseas y buscar una habitación tranquila y si es posible un cuarto a puerta cerrada.

Haciendo tu propio estudio, podrás ahorrarte muchísimo dinero en clases de yoga, membresías, gasolina, así como ahorrarte tiempo y además de que puedes hacer yoga cuando quieras, a tu tiempo y horario. Si estás aprendiendo y tienes un poco de miedo escénico, entonces esta también es una buena opción para ti. Sin embargo es importante que asistas por lo menos a unas cuantas clases para que te familiarices con las posturas y técnicas.

Lo primero que debes hacer, es conseguir una superficie plana y lisa, sin ningún tipo de textura, esta debe ser una superficie de mínimo 9 pies por 9 pies (2.7 m por 2.7 m). Igual puedes conseguir una superficie más grande o una más pequeña, dependiendo de tu necesidades ya que esta es es solo una medida estándar. Con este tamaño tienes espacio para colocar tus aparatos, y hacer tus posiciones tranquilamente.

Lo segundo que debes hacer es, despejar completamente el área, despídete de repisas y muebles grandes que puedan llegar a impedir tus movimientos de forma libre, trata de tener una decoración lo más minimalista posible. Pinta las paredes de blanco para dar más armonía al lugar y utiliza cuadros de mandalas o frases que te pongan de buen humor.

Evita los espejos, pues estos pueden llegar a distraerte y no logres concentrarte tranquilamente, mejor si decides no tenerlos, aunque esa ya es más una decisión personal.

Cubre el suelo, trata de usar una alfombra de un color neutro y bonito y sobre ella coloca tu esterilla. Dependiendo del piso que tengas, puedes usar otro tipo de superficie. Si puedes colocar un piso de madera será mucho mejor, estas son ideales para los sitios de meditación, mantienen el calor en el área y te relajan. Evita los pisos de concreto, si los tienes, coloca al menos dos capas de alfombra pues tus rodillas te lo agradecerán, te dará tranquilidad y estabilidad.

La iluminación es importante y si puedes agregar una ventana mucho mejor, pero si no puedes hacerlo, agrega un sistema de iluminación ajustable. Este es ideal para que puedas regular la luz dependiendo de tu estado de ánimo y de lo que quieras lograr. Con este tipo de sistema puedes ir modulando la luz para relajarte, hacerla más tenue o más fuerte dependiendo de lo que desees lograr. Ten cuidado con la luz natural que agregues, asegurate de que no sea una distracción.

Deja un comentario